sábado, 27 de julio de 2013

Un poeta a descubrir: Oro 18 / Aforismos / Murilo Mendes

Dicen sus más cercanos admiradores que la verdadera poética de Murilo Méndez hay que buscarla a partir de su conversión al catolicismo hacia 1934.
Diez años después aparecía en Río de Janeiro ¨El discípulo de Emaús¨. Ironía, desenfado, hilaridad, marcaban estos aforismos escritos al son de una guerra contra la pesadilla nazi.

Desde su persona era un aporte más para el llamado movimiento modernista brasileño, donde también hacía nómina poetas de la estirpe de Drumond de Andrade, Augusto Federico Schmidt, Manuel Bandeira, Vinicius de Moraes, o Cecilia Meireles. La provincia que era entonces São Paulo se abría al mundo.
Murilo Mendes fue funcionario mercantil, archivero, y profesor de literatura brasileña en Italia. Supo como nadie unir misticismo y humor. Rabiosamente antifascista y dulcemente irónico, Murilo Mendes fue un poeta que hoy leemos asombrados por su apego a la verdad y a la belleza.


De los setecientos cincuenta aforismos que se reunieron por vez primera en ¨El discípulo de Emaús¨ (1944), sea la siguiente una breve muestra de textos que son como latigazos o verdades a pleno rostro.


AFORISMOS/
·       En Rusia todo es grande: hasta el error.
·       Lo difícil no es encontrar la verdad; es organizarla.
·       Jesucristo no esperó la madurez para liquidar a los sabios y doctores: lo hizo a los 12 años.
·       Ver bien y oír bien pueden ser  un suplicio mayor que no ver y no oír.
·       La idea de Dios abandonado por Dios debe ser uno de los raros y grandes consuelos del hombre.
·       Una revolución triunfante pierde el elemento novelesco que hay en las conspiraciones. A un poeta revolucionario nunca le gustaría llegar al gobierno. Yo conspiraría si tuviese la certidumbre de perder.
·       Los pájaros se sienten bien en el aire, los peces se sienten bien en el agua: los hombres no se sienten bien en la tierra.
·       Prefiero la nube al ómnibus.
·       La Revolución es la confusión entre los medios y los fines.
·       Somos indignos del misterio.
·       Por los cinco sentidos también se va a Dios
·       Dios no es solamente fin, es también centro.
·       El cuerpo también es un oráculo.
·       El nazismo es la crueldad organizada.
·       El comunismo es revolucionario frente al capitalismo y, conservador frente al cristianismo.
·       El loco es también oprimido.
·       La poesía es la realidad; la imaginación, su vestíbulo.
·       Sólo el futuro es modernísimo.
·       La mirada del poeta es vastísima: sólo él percibe los innumerables crímenes contra la Poesía.
·       ¨Hoy estarás conmigo en el paraíso ¨. Es lo que Cristo y la Poesía dicen todos los días a los hombres de buena voluntad.
·       Es muy difícil saber pecar con profundidad.
·       Dios siempre se manifestó poéticamente.
·       La desproporción es la nostalgia de la simetría.
·       Si no nos elevamos, el peso del mundo nos aplastará.
·       Cuanto más extenso y profundo, más humilde.
·       La naturaleza es muy surrealista.
·       Pasaremos del mundo adjetivo al mundo sustantivo.
·       Se observa un abuso de la línea recta en la arquitectura moderna y, esto es debido a su carácter utilitario. Pero el hombre ya se está cansando y retomará la línea curva, de acuerdo con la tendencia permanente de la naturaleza humana de retornara los orígenes, a la línea del vientre femenino, ¨a las ideas madres ¨. Por eso el cementerio debería tener forma oval.
Retrato de Murilo Mendes, año 1922/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada